Hombres Maltratados por la Ley
Hombres Maltratados por la Ley

 

LA IMPORTANCIA DE UN PADRE


Defiendo la CUSTODIA COMPARTIDA porque entiendo la relevancia de la figura paterna en los niños.

Mi padre ha tenido una gran relevancia en mi vida y sin duda en responsable en gran medida de la mujer que soy hoy, de la persona que soy hoy.

Nadie tiene el derecho de privar a un niño de disfrutar y aprender con su padre.

No debemos olvidar que los niños de hoy, son los adultos del futuro, y esos adultos serán padres también...

Os dejo un enlace para que escuchéis mi opinión completa al respecto Pinche aquí

 

Yobana Carril

ABogada

 

 

QUÉ SIGNIFICA EN ESTE PAÍS SER PADRE Y SER MADRE:

 

Os voy a dejar un enlace donde doy mi opinión sobre la CUSTODIA COMPARTIDAy sobre la diferencia que se hace en cientos de Juzgados de este país entre padres y madres. Pincha aqui

 

Yobana Carril

Abogada

LA CUSTODIA COMPARTIDA PARA UN NIÑO

 

Para un niño la CUSTODIA COMPARTIDA significa la posibilidad de ejercer su derecho a disfrutar del cuidado de sus dos padres sin tener que prescindir de ninguno de ellos por el mero hecho de que éstos se hayan separado.

 

Los niños tienen derechos y ni los padres ni el sistema judicial pueden ignorarlos como está sucediendo actualmente.

Todos hemos oído en más de una ocasión a un padre o a unos abuelos paternos quejarse de que tras un divorcio su relación con su hijo o nieto se ha visto gravemente dañada, ante la total inacción de jueces y fiscales.

 

Muchas madres, que no todas, en su pretensión de hacer daño al padre de sus hijos, olvidan que los verdaderamente perjudicados son los hijos, ya que son los niños quienes vivirán sin la figura paterna, los que celebrarán cumpleaños sin la presencia de sus padres, abuelos y tíos paternos, los que crecerán con la sensación de que les falta la mitad de su familia…

 

En este país hay miles de niños que nacen con un padre y una madre y a los que se les priva de una parte de su vida y de su historia cuando los progenitores se divorcian.

 

Los hijos necesitan a ambos padres, juntos o separados siguen siendo sus padres; por ello la CUSTODIA COMPARTIDA es, sin duda, lo más parecido que pueden tener los hijos de padres separados, a lo que vivían antes de la separación.

La CUSTODIA COMPARTIDA significa para un niño no tener que renunciar ni a su padre ni a su madre, significa seguir disfrutando del cariño de sus abuelos paternos y maternos; y con ello tener al alcance de la mano todo lo necesario para crecer en un entorno amable y estable.

 

En mi opinión la CUSTODIA COMPARTIDA es la continuidad natural del derecho de un niño a tener padre y madre.

LAS PENSIONES ALIMENTICIAS CUANDO LAS PAGA PAPÁ Y CUANDO LAS PAGA MAMÁ

 

Hace unos días en un Juzgado de este país me enfrenté a algo muy curioso, pero para que todos ustedes puedan entenderlo, voy a remontarme a cuatro meses atrás.

 

En diciembre de 2015, en un Juzgado español se impuso a una madre una pensión alimenticia a favor de su hijo de 70 euros mensuales, por cuestiones que no vienen al caso la custodia del menor la tiene mi cliente -llamémosle Sr. Pérez- y era la madre la que debía abonar la pensión de alimentos, pues bien, como la madre percibía una prestación por desempleo de 420 euros, se le impuso esta pensión, que mi cliente aceptó porque lo único que quería era la custodia de su hijo y no el dinero de la pensión que pudiera corresponderle.

 

Lo curioso sucedió cuando hace unos días en este mismo Juzgado y con otro cliente, que no tiene trabajo y que no percibe prestación alguna, cuando solicito que se le imponga una pensión de 100 euros a favor de su hija, la Fiscal me dice “letrada, los hijos comen”…

 

“Vaya” -le dije- “y los niños… ¿solo comen cuando paga el padre?”

 

Qué curioso… A esta Fiscal le parecía bien que una mamá que cobraba 420 euros, pasase una pensión alimenticia a favor de cada hijo de 70 euros, pero cuando un padre, que no cobra ninguna prestación, solicita pagar 100 euros, ¡de repente los niños comen!

 

Y yo no puedo menos que decir: Efectivamente, los niños comen, pero comen cuanto tiene que pagar Papá y también comen cuando tiene que pagar Mamá…

 

Muchas veces, se apela al “interés superior del menor” y a mí me parece perfecto que así sea porque los menores me parecen los necesitados de más protección, sin embargo lo que no entiendo ni personal ni profesionalmente es que el interés superior del menor se supedite a que sea la madre o el padre quien debe abonar la pensión de alimentos del menor.

 

Yobana Carril

Abogada

EN DEFENSA DE LA IGUALDAD

MAMÁ ¿DÓNDE ESTÁ PAPÁ?

 

Cuando una pareja con hijos se separa comienza, en la mayoría de los casos, un largo camino judicial donde los progenitores “pelean” por sus hijos, esta es una constante en casi todos los países del mundo. Lo que diferencia a España de la gran mayoría de países del llamado “Primer Mundo” es que la “lucha” es terriblemente desigual.

 

Muchas mujeres en el momento de la separación, piden la custodia exclusiva de sus hijos, consiguiendo así una pensión alimenticia en favor de los hijos que gestionan ellas sin rendir cuentas a nadie, y el uso exclusivo de la vivienda familiar, que en muchos casos el padre sigue pagando, atrapado así durante años en una pobreza económica de la que no consigue salir; además de todo esto, que por sí solo ya es una verdadera aberración, convierten a los padres en meros visitadores de sus hijos.

 

Y ¿qué pasa en el tiempo que transcurre, que a veces dura meses, entre la separación de hecho y que el juez dicte una sentencia judicial? Pues que si la madre quiere impedir que el padre vea a sus hijos puede hacerlo, sin que la legislación vigente proteja los derechos de los padres a ver a sus hijos, ni los derechos de los hijos a ver a su padre; es decir, en este tiempo los padres y los menores  sufren una desprotección absoluta.

 

Pero ¿cómo permite el legislador está injusticia? Pues aquí se produce un hecho difícilmente comprensible y aceptable, si bien numerosas leyes de nuestro país promulgan y defienden la igualdad entre hombres y mujeres, no hace lo mismo con padres y madres. Por un lado se defiende que hombres y mujeres somos iguales -hecho que no dudo- pero por otro lado se entiende que el papel de las madres es más importante que el de los padres, de un modo aberrante se entiende que no se puede separar a un menor de su madre pero sí se puede separar de su padre.

 

¿Dónde está papá? Es una pregunta que se hacen miles de niños en este país y ni la responden estas “madres” ni la responden los jueces, ni la responden las leyes.

 

No avanzaremos hacia una sociedad igualitaria hasta que ésta en su conjunto no entienda que las “madres” no tienen, no tenemos, la exclusiva en el amor a nuestros hijos. No podemos pedir a los padres que asuman la responsabilidad de mantener a sus hijos y al mismo tiempo mantenerlos relegados a un segundo plano como si fuesen un mero accesorio.

 

Padres y madres tienen igual relevancia en la vida de sus hijos.

 

Yobana Carril

Abogada

“SI YO NO QUIERO NO VUELVES A VER A TU HIJO…QUE PARA ESO SOY SU MADRE”

 

“Mi hijo es mío porque para eso lo he parido yo”, “Tú jamás lo querrás como lo quiero yo porque tú no lo has llevado en tu vientre” “Tú no tienes la custodia así que no pintas nada”…  Estas son frases muy frecuentes en algunas madres que viven la maternidad con un profundo sentimiento de “propiedad de sus hijos”, tras la separación muchos padres se convierten en una “molestia” y son utilizados como meros pagadores.

 

Para evitar la custodia compartida o que padre e hijo sigan manteniendo una relación normalizada tras la separación, muchas progenitoras deciden irse con sus hijos a otras ciudades e incluso a otro país, y muchas veces ante la impasividad de Jueces y Fiscales.

 

Cuando dos progenitores se separan, de forma casi incuestionable  se mantiene a los hijos dentro del contexto materno, dando por hecho que eso es lo mejor para los niños, como si los padres sufriesen de una “inutilidad innata” para el cuidado, crianza y educación de sus hijos. Discriminando así a los hombres por razón de su sexo, y dando por hecho que el ejercicio de la maternidad es más beneficiosa para el menor que la paternidad.

 

Hay dos momentos que las progenitoras aprovechan para separar a los padres de sus hijos:

 

Cuando no hay sentencio de divorcio o de medidas paterno-filiales:

 

En este momento la patria potestad y la custodia siguen siendo compartidas por ambos progenitores, aunque el padre ya no viva el domicilio familiar. Sin embargo, está muy extendida entre algunas madres la idea de que como no hay sentencia judicial, son ellas las que deciden si los padres pueden ver o no a sus hijos creyéndose inmunes “como no hay una sentencia que me obligue a dejártelos ver, no puedes verlo” dicen algunas madres amparándose en la inexistencia de sentencia judicial, y con ese argumento se llevan a sus hijos a otra ciudad ante la impotencia de sus padres.

 

Muchas progenitoras, aprovechándose de la lentitud de la Justicia española, trasladan a sus hijos y meses después (a veces años después) alegan que el menor tiene “arraigo” en la nueva ciudad y que por el “interés superior” del menor, éste no debe regresar a la ciudad de origen; y lamentablemente muchos jueces aceptan esta alegación como válida, sin tener en cuenta que el primer “desarraigo” lo ha provocado la propia madre al sacar al menor de su entorno, así muchos jueces acaban protegiendo los intereses de la madre en lugar de proteger los intereses del niño.

 

Lo peor de esta situación es que muchas veces el padre tarda meses en averiguar en qué ciudad está su hijo, puesto que la madre impide todo contacto, y el padre no sabe siquiera si su hijo está vivo o no, no sabe dónde vive, ni con quien, ni en qué condiciones. Comienza para el padre de turno un largo camino de desesperación y angustia.

 

¿Qué puede hacer el padre en estos casos? Si el padre consigue averiguar dónde se han llevado a sus hijos debe formular una demanda de jurisdicción voluntaria solicitando que se reintegre a los menores a la vivienda familiar, ya que los menores tienen derecho a crecer en su entorno y rodeados de su familia materna y paterna para un correcto desarrollo físico y psicológico.

 

Si ello no fuese suficiente, debe aplicarse el art. 223 del Código Penal “El que, teniendo a su cargo la custodia de un menor de edad, no lo presentare a sus padres o guardadores sin justificación para ello, cuando fuere requerido por ellos, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años, sin perjuicio de que los hechos constituyan otro delito más grave.

 

En este sentido hay discrepancia de opiniones, por un lado se defiende el derecho de la madre de residir donde considere, y por otro lado está el derecho del padre a seguir manteniendo una relación fluida con sus hijos y a formar parte de sus vidas, pero ¿y el derecho del menor? En mi opinión, está claro que la madre tiene derecho a irse a vivir a otra ciudad, pero ¿por qué ese derecho es superior que el del padre a estar con sus hijos, o lo que es más importante porque ese derecho está por encima del derecho del menor a relacionarse con su padre? Que la madre tenga derecho a irse a vivir a otra ciudad o a otra Comunidad Autónoma no debería darle el derecho a arrasar con los derechos de los padres y sus hijos, ya que tiene la opción de irse y dejar la custodia en manos del progenitor que siga viviendo en el entorno habitual del menor. Pero curiosamente eso provoca un gran alboroto… ¿Cómo va a separarse a la madre de su hijo? Y yo digo, si eso es una “aberración” ¿por qué no tiene la misma consideración el hecho de separar a un padre de su hijo? ¿Acaso es más importante el papel de la madre que el del padre en una sociedad que presume de no hacer discriminación por razón de sexo? ¿Si padres y madres tienen las mismas obligaciones, por qué no tienen los mismos derechos?

 

Es muy curioso que en España, el tan alegado “interés superior del menor” coincida siempre con el interés de la madre!

 

Cuando hay sentencia de divorcio o medidas paterno-filiales adoptadas donde se establece un régimen de visitas o la custodia compartida.

 

En muchas ocasiones, aunque exista una sentencia judicial donde se concede la guarda y custodia compartida o un régimen de visitas a favor del padre, algunas madres impiden que los padres y sus hijos mantengan una relación fluida y normalizada. Sin embargo la legislación vigente en España y la lentitud de la justicia no ofrecen una respuesta verdaderamente eficaz para defender el derecho vulnerado de miles de niños a mantener ese contacto fluido y normalizado con ambos progenitores, ya que aunque el art. 776 de la LEC permite la ejecución forzosa de lo establecido en sentencia judicial, los Juzgadores acaban aplicándolo solamente cuando el progenitor no custodio incumple el pago de las pensiones de alimentos, pero cuando el progenitor custodio (casi siempre la madre) incumple el régimen de visitas impidiendo a sus hijos ver a su padre, con suerte la cosa acaba con una simple multa, que casi nunca resulta disuasoria, y el progenitor custodio acaba pagando dicha multa y continúa incumpliendo una y otra vez.

 

Así, después de judicializar hasta más allá del límite aceptable, en infinidad de ocasiones los niños acaban viendo a sus padres en uno de los llamados Puntos de Encuentro Familiar (PEF), que es sin duda el entorno artificial más dañino jamás creado y el entorno menos adecuado para una relación normal entre padres e hijos.

No puedo dejar de mencionar a los niños que acaban totalmente institucionalizados, que van de un Equipo Técnico Psico-social a otro, víctimas del odio entre sus progenitores. Niños que viven cualquier cosa menos una infancia feliz, niños instrumentalizados hasta el extenuación… y todo ante la mirada impasible de progenitores custodios, psicólogos, jueces, fiscales…

 

Hasta que la sociedad no entienda que los derechos del menor están por encima de cualquier otro, y hasta que la sociedad no entienda que padres y madres tienen las mismas obligaciones pero también los mismos derechos, seguirá destruyendo infancias mientras mira hacia otro lado.

 

Yobana Carril

Abogada

 

 

CUSTODIA COMPARTIDA

 

Los niños tienen un padre y una madre antes de la separación, ¿porqué se les priva de seguir teniendo un padre y una madre después de la separación? Abramos los ojos, como sociedad tenemos la obligación de formar a todos los niveles a los niños de hoy que serán los adultos del futuro, ¿qué estamos creando? una sociedad dividida, hijos dañados emocionalmente, futuros adultos llenos de un odio que ni entienden... ¿Es realmente esto lo que queremos para el mañana de nuestros hijos?.


A estas madres que se aferran a las custodias exclusivas alejando a sus hijos de sus padres, ¿lo verán igual cuando mañana vean sufrir a sus hijos varones día a día porque otra mujer mañana hace lo mismo que hacen ellas hoy y ven a sus hijos 4 días al mes? ¿Están dispuestas a ser mañana abuelas a tiempo parcial? Permitidme dudarlo!

Yobana Carril

Abogada

CUSTODIA COMPARTIDA, IGUALDAD Y UNICORNIOS

 

¿Y eso es igualdad? Padres en la cárcel por " atreverse" a solicitar la CUSTODIA COMPARTIDA de sus hijos... ¿Y quién protege a estos hombres?

 

¿Se supone que vivimos en una Democracia?

No, no me lo creo, un país que castiga de modo distinto por un mismo delito dependiendo de si eres hombre o mujer, no puede decir de sí mismo que es democrático! Democracia es tener las mismas obligaciones y por lo tanto los mismos derechos, Democracia es ser padre y poder ejercer como tal, Democracia es que padres y madres puedan estar el mismo tiempo son sus hijos, porque a la hora de pagar manutenciones el padre sí es padre... y para todo lo demás? El padre ha de pagar el día 1 de cada mes, pero solo 4 días al mes puede decir a su hijo un "buenas noches", el padre ha de pagar al 50% los gastos del hijo, pero puede tenerlo consigo el 13% del tiempo...

 

¿Alguien dijo Igualdad? ¿Alguien dijo Democracia? 

Yo digo expolio!!! A esto se le llama EXPOLIO, sin cortapisas, sin ningún tipo de vergüenza!

 

En este país la IGUALDAD es como los unicornios, todo el mundo ha oído hablar de ellos pero nadie los ha visto y todos saben que no existen.

Igualdad es un término que queda grande a las leyes de este país.

 

Pero cada día se oyen más alto y claro las voces que se niegan a que este sea el futuro que les espera a nuestro hijos varones, cada vez son más las voces que se niegan a que sus hijos de hoy y sus nietos del futuro se vean 4 días al mes!

 

Yobana Carril

Abogada

CARTA DE UN PADRE QUE HA DECIDIDO PONERSE EN HUELGA DE HAMBRE Y SED, PARA QUE SE HAGA JUSTICIA Y SE LE PERMITA TENER A SUS HIJOS DE LOS CUALES TIENE LA CUSTODIA COMPARTIDA, HACE MESES SU EX PAREJA SE LOS LLEVÓ A GALICIA INCUMPLIENDO LA SENTENCIA JUDICIAL.

 

Me dirijo a ustedes con la intención de poner en conocimiento de la opinión publica el motivo de mi encadenamiento y puesta en huelga de hambre ante los juzgados de Granadilla de Abona en Tenerife.

Mi calvario comienza el 30 de Octubre de 2013 cuando de mutuo acuerdo con mi ex pareja esta abandona la isla renunciando a la custodia compartida de mi hijo de 7 años de edad, mediante la redacción y firma de un convenio regulador de guardia y custodia que queda pendiente de la ratificación en los juzgados por carecer de una dirección en donde poder notificárselo, (ya que la dirección conocida en el mencionado documento es la de su madre y ella no quiere que esta tenga conocimiento del asunto, algo que yo, por supuesto respeto)

Transcurridos casi 2 meses sin que me comunique su nueva dirección es por lo que decido el día 18 de Diciembre de 2013 poner en conocimiento de la Guardia Civil de Granadilla que ha abandonado la isla, desentendiéndose del menor ya que era conocedor de la necesidad de ratificación del convenio y su aprobación por parte del juzgado.

Posteriormente, el día 13 de Febrero de 2014, previa comunicación oral, tal y como se estipula en el convenio, regresa a la isla para ejercer su derecho de visitas a su hijo, a lo cual accedo gustosamente, devolviéndolo en la fecha convenida.

Cuan grande es mi sorpresa cuando el día 4 de marzo de 2014 regresa a la isla, esta vez sin previa comunicación , y llamando al timbre de mi domicilio, me dice que viene a ver al niño.

Le comento que no puede disfrutar de la compañía de nuestro hijo debido a que nos vamos a Santa Cruz para que mi hijo vise por primera vez el coso de los Carnavales de Tenerife, unas horas después , mediante llamada telefónica, me dice que quiere retomar el convenio anterior de custodia compartida, ya que ha vuelto a la isla para quedarse a residir en el Medano, ante lo cual le solicito me facilite la dirección donde tiene pensado residir, ante lo que se niega y despierta nuevamente mis sospechas, no obstante lo anterior, a las 19:29 horas del mismo día me envía un sms, que literalmente dice “tu ganas (en referencia a mi petición de saber donde va a pernoctar mi hijo), si me dejas llevar a Isaac a dormir hoy, mañana vienen mis caseros a casa, y vienes tu también, y así  te quedas tranquilo”, es entonces cuando, aprovechándose de mi buena fe y de mi deseo de continuar manteniendo una relación de entendimiento y por el bien de mi hijo con mi ex pareja, accedo a su petición de pernocta con el menor y me ofrezco a llevarlos con mi vehículo al Medano para conocer la dirección en la que supuestamente pernoctaran.

Al día siguiente, el 5 de Marzo a las 17:45 , la llamo para comunicarle que me dirijo al Medano a recoger a nuestro hijo, y conocer a sus caseros, pero me encuentro con que el teléfono esta apagado, prosigo llamando hasta las 20:00 horas y es en ese momento donde me doy cuenta de que me ha engañado y que se ha llevado al niña a la península.

A las 22:00 , una vez confirmado que se lo ha llevado, acudo al cuartel de la Guardia Civil a denunciar el SECUESTRO de mi hijo.

Al día siguiente, el 6 de marzo, contacto con un abogado y por parte de este, se presenta el 11 de marzo una denuncia por un supuesto delito de sustracción de menores contemplado en el art. 225 bis del código penal, y solicito la inmediata reintegración del menor a su domicilio habitual, que recae por reparto en el Juzgado nº 4 de Granadilla de Abona (el mismo que se ocupa de los casos de violencia contra la mujer), y que sin practicar prueba alguna y haciendo caso omiso a todas mis peticiones decide varios meses después archivar provisionalmente el asunto y sin acceder a la reintegración del menor a su domicilio habitual.

Paralelamente, solicito el 20 de febrero 2014 abogado de oficio para la ratificación del convenio firmado el día 29 de octubre de 2013 sobre la modificación de las medidas de custodia y alimentos.

Es debido a la inacción del juzgado mencionado que decido solicitar, al juzgado nº 2 de Betanzos, poniendo en su conocimiento todos los hechos relatados y las pruebas pertinentes, el día 24 de Abril  una solicitud de ejecución de la sentencia de custodia compartida emitida en fecha 28 de septiembre de 2011.por la cual el 16 de mayo de 2014 recibo un auto de ejecución , contra el que no cabe recurso, donde se requiere a mi ex pareja para que proceda a la entrega del menor en el plazo de un mes, hecho que hasta la fecha de hoy, 12 de junio de 2015, no se ha producido.

En fecha 13 de junio de 2014 la fiscalía de Santiago de Compostela interpone de oficio una demanda de modificación de medidas, al amparo de lo dispuesto en el articulo 158 del código civil sin consultarme y con una demanda plagada de irregularidades, con falta de hojas y con decenas de errores, vulnerando total y absolutamente mis derechos y los de mi hijo, y además completamente arbitraria, que es admitida a tramite y repartida en 20 minutos, solicitando entre otras “la suspensión  de las visitas, condicionada al seguimiento de la madre a un tratamiento terapéutico que corresponda”-

Llegado a este punto del relato, debo decir que hasta el día de hoy 12 de  junio de 2015, no se ha interpuesto por parte de mi ex pareja ni de la fiscalía, ni de ninguna otra persona, denuncia ninguna contra mi persona.

En el mes de octubre, ante la impotencia por la falta de tutela efectiva por parte de los tribunales y la falta de la obligación suprema del favor filii ( el interés supremo del menor a ver a su padre y su madre), comienzo a interponer decenas de denuncias, poniendo en conocimiento de los tribunales todos y cada uno de los mencionados incumplimientos de las obligaciones parentales (reconocidos en los artículos 618 y 622 del código penal) por las que ha sido condenada en varias ocasiones sin que hasta la fecha haya conseguido ver ni un solo día a mi hijo. Es mas desde que le fue notificada la primera condena no me permite que hable ni un instante con mi hijo.

Una vez transcurridos varios juicios, en donde alega que no se niega a que ve a nuestro hijo con la ayuda económica de familiares y amigos me traslado a Galicia a fin de ver a mi hijo el día del Padre, hecho que le fue notificado con un mes de antelación mediante Burofax .

No obstante todos los esfuerzos realizados económicamente y aun desplazándome 4.800 km en tres días, me vuelvo de Galicia sin conseguir ni siquiera poder hablar con mi hijo.

Ya desesperado y con los ánimos por los suelos y con mi casi nula fe en la actuación de los tribunales, tomo la decisión de encadenarme y permanecer baja huelga de hambre, (a la intemperie, soportando lluvia, frio y calor extremos, por encontrarme a casi 1000 metros de altura, al estar encadenado y no poder ir al baño, me veo en la obligación  de dejar de comer una semana antes de comenzar la huelga oficialmente, por lo que llevo ya 10 días sin ingerir alimentos. Una vez encadenado y se hacen eco los medios de comunicación canarios, en concreto el periódico “El Día”, obtengo casualmente el mismo día de la publicación en este periódico, un auto del juzgado nº 2 de Granadilla en donde se encontraban 9 procedimientos acumulándose incoados inicialmente como juicios de faltas desde hace 6 meses y que fueron transformados posteriormente en diligencias previas penales  casualmente, al día siguiente, me notifican del juzgado nº 4 de Granadilla otros dos autos de la misma fecha que el del nº 2, es decir, del 9 de junio de 2015, inhibiéndose igualmente de los procedimientos incoados en ese juzgado al juzgado decano de Santiago de Compostela, como es lógico he recurrido todas estas decisiones judiciales de inhibición.

Es por todo lo expuesto anteriormente que desde mañana día 13 de junio de 2015 me declarare oficialmente en huelga de hambre, y en huelga de sed.

Solo espero que este gran sacrificio e injusticia sirva para que la sociedad se de cuenta del calvario por el que pasan muchos padres separados con hijos, y como la justicia mira para otro lado.

 

 En Granadilla de Abona a 12 de Junio de 2015

 

¿SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL?

El Síndrome de Alienación Parental o SAP es realizada por uno de los progenitores que pone a sus hijos contra el otro progenitor transformando la conciencia de un menor de edad con el objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con uno de sus progenitores.

En España se discute sobre si el SAP existe o no, pero en países como México o Portugal se acepta y regula su existencia como violencia familiar, así por ejemplo en México quien ejerza este tipo de influencia negativa sobre sus hijos verá suspendido su régimen de visitas o en el paso del progenitor custodio perderá incluso la guardia y custodia e incluso podrá imponérsele penas de seis meses a seis años de prisión, correspondientes al delito de violencia familiar.

El Código Civil Mexicano es claro: “Comete violencia familiar el integrante de la familia que transforma la conciencia de un menor con el objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con uno de sus progenitores”

Y aquí surge la pregunta de por qué en España no se acepta la existencia de este síndrome, pues porque la aceptación de este síndrome pondría en evidencia la manipulación que ejercen muchas madres sobre sus hijos sobre todo en medio de procesos de separación o divorcio, en los cuales algunas mujeres hacen lo imposible para que el padre no consiga la custodia compartida y así quedarse con el uso de la vivienda y una pensión alimenticia.

La alienación es un comportamiento o manipulación utilizado mayoritariamente por mujeres, si este síndrome fuese mayoritariamente masculino estaría aceptado, legislado, regulado…..

Yobana Carril

Abogada

CUANDO EL RENCOR ES MÁS IMPORTANTE QUE LOS HIJOS

 

Una pareja se rompe, llega el momento del divorcio y por lo general el padre se ha ido ya de casa, en ocasiones ha regresado a casa de sus padres,  en otras ha alquilado una habitación en un piso compartido y los más afortunados pueden alquilar un pequeño apartamento.

 

Entonces aparecen los grandes dilemas, ¿qué hacemos con los niños?, ¿qué hacemos con la hipoteca?  Entonces es cuando la mayoría de las mujeres lo tiene claro “todo es para mí!” Ellas lo tienen claro “yo me quedo con el niño, que para eso soy su madre, y el niño tiene que seguir viviendo, por su bien, donde ha vivido siempre y… tú quieres lo mejor para el niño verdad? Pues esto es lo mejor!”

 

Así, si el padre acepta, pagar el 50% de la hipoteca y pagar el pisito de alquiler donde vive, pagar una pensión alimenticia para el niño y ver a su hijo 4 días al mes no habrá problema, incluso podrá firmar un divorcio de mutuo acuerdo en la mayoría de las ocasiones.

 

Pero… y si el padre se niega y dice “vendamos o alquilemos la casa y así los dos podremos empezar de nuevo, tengamos una custodia compartida de nuestro hijo y así tú te encargas de él la mitad tiempo y asumes los gastos de manutención cuando esté contigo y yo la otra mitad”

 

Entonces ahí es cuando empieza la guerra, y aparecen frases demoledoras como: “yo no me voy de mi casa” “me encargaré de que nuestro hijo sepa que has querido echarle a la calle a él y a su madre” “tú quieres la custodia compartida para no pagar pensión” ….

 

Esta última frase “tú quieres la custodia compartida para no pagar pensión” es la más llamativa, porque se supone que el padre no se ahorra la pensión, simplemente e lugar de darle ese dinero a la madre para que mantenga al hijo en la mitad de sus gastos, lo hace el padre directamente, ¿o acaso la pensión de alimentos está tan inflada que con ese dinero en muchas ocasiones las madres sufragan el 100% de los gastos de los menores y realmente ellas no aportan ni un euro? Porque si no esta frase no se entiende!

 

Así llegamos a los juzgados y en el peor de los casos si ven las cosas mal incluso acaban interponiendo denuncias falsas de violencia de género para evitar que los padres consigan la custodia compartida y en los casos no tan graves acaban denostando la figura del padre ante los hijos que estos empiezan a enrarecer su relación con su padre y algunos ven a su padre como aquel hombre que no para de hacer llorar a su madre, porque muchas madres “lloran sus frustraciones económicas” delante de sus hijos sin saber, espero que en su supina ignorancia, el daño que están generando a sus hijos.

 

Yobana Carril

Abogada

CUSTODIA COMPARTIDA

 

Ningún tipo de sectarismo es positivo, la violencia es violencia y por eso no ni entiendo ni comparto esto llamado "Violencia de Género", lo que sí existe es  Violencia Familiar.

No entiendo que la violencia sea castigada de forma distinta cuando es ejercida por un hombre o por una mujer.

 

No me gusta el uso que algunas mujeres hacen de una ley, que en principio fue creada, aunque con poco acierto, para proteger a las mujeres; que una mujer interponga  denuncias falsas para privar a un padre de la custodia compartida de sus hijos o del régimen de visitas, es cuanto menos deplorable.

 

Soy abogada, soy mujer, soy madre y no quiero vivir en una sociedad que me discrimine, pero tampoco quiero vivir en una sociedad que discrimine a otros para favorecerme. simplemente quiero vivir en igualdad de condiciones, con igualdad de obligaciones pero también con igualdad de derechos.

 

Padres y madres tienen derecho a educar a sus hijos en igual medida, decir que los hombres son incapaces de cuidar a sus hijos es dar la razón a los que hace 100 años decían que las mujeres no podíamos conducir un coche, lo extraño es que lo primero deja a la sociedad indiferente y lo segundo causa una gran indignación, y yo me pregunto ¿Por qué?

 

Sí, un hombre puede cuidar a sus hijos, educarles, alimentarles, cambiar pañales, hacer biberones... sí puede! Pese a quien pesa las mujeres no tenemos la exclusiva de saber criar y educar a nuestros hijos.

 

Hay un sector de la población empeñado en negar la existencia de las denuncias falsas en la Violencia de Género, pero eso es tan absurdo como si yo negase la existencia de hombres que maltratan a mujeres.

 

Nos guste o no, hay hombres que maltratan a mujeres, mujeres que maltratan a hombres, padres y madres que maltratan a sus hijos e hijos que maltratan  a sus padres y madres;  y por mucho que se niegue lo evidente, no van a desaparecer; pero eso es VIOLENCIA en el ámbito FAMILIAR y no debería ser tratada de distinta forma. 

 

Si has sido víctima de denuncias falsas por maltrato físico o psicológico y necesitas que te asesoremos o llevemos la dirección de tu defensa, llámame y te indicaré la mejor forma de proceder, pero no te quedes con la sensación de que no puedes hacer nada.

 

Ponte en contacto con nuestro despacho

 

Yobana Carril

 

 

 

Se debe solicitar Cita previa 

Dirección

Hombres Maltratados
C/ Gran Vía 1, 1º-A
Majadahonda

Madrid

Teléfono

91 070 0028

 

O bien utilice nuestro formulario.

Estamos especializados en temas conflictivos de familia. Consúltenos

Inauguramos nuestras páginas en las redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Hombres Maltratados